Vinos de producción limitada y numerada

Ponemos los cinco sentidos para conseguir unos vinos de calidad. Pocas unidades elaboradas artesanalmente, fruto de nuestra cuidada dedicación y de las condiciones óptimas que ofrece el Bages:

El suelo de nuestras viñas calcáreo y arcilloso acentúa el carácter mineral y aporta estructura e intensidad a nuestros vinos.

Debido a las amplias diferencias térmicas entre el día y la noche, se alcanza una buena maduración de la uva con una graduación alcohólica más contenida aunque con gran expresión, favorecida también por la baja productividad de las cepas.

La uva de la mejor calidad es vendimiada y seleccionada manualmente. La fermentación se produce a baja temperatura y lentamente, para preservar al máximo todos los aromas de la fruta.

Todos nuestros vinos destinados a la crianza realizan la fermentación malo-láctica en barricas nuevas de roble francés. Después el vino reposa en botella el tiempo que sea necesario para conseguir que esté bien equilibrado, redondo y listo para saborear.